EL DOCUMENTAL QUE ESTÁ CAMBIANDO EL MUNDO

Este es el documental THRIVE - PROSPERAR que muestra respuestas contrastadas e inquietantes sobre hechos que no nos permiten prosperar como especie dominante del planeta: estamos sufriendo un ecosistema parasitado y desequilibrado... Todos debemos conocer el problema para decidir como resolverlo. ¿La pastilla roja? ¿Quieres despertar para siempre de tu mundo y conocer la realidad?

miércoles

21. Acuario ecosistema extremo: las fosas abisales

.
LAS DESCONOCIDAS PROFUNDIDADES OCEÁNICAS

¿Ángeles celestiales? Nooo!, son criaturas abisales

Buscamos vida en otros mundos y olvidamos que nuestro planeta todavía tiene grandes extensiones por descubrir. En las profundidades marinas las fosas abisales ocupan un 80% del Océano y sólo ha sido explorado un 1 % de estos abismos.

© Investigación Harbor Branch Oceanographic Institute

Realmente estamos hablando de un ecosistema que bien podría pertenecer a otro planeta, pues poco tiene que ver con lo que conocemos. Un mundo de eterna oscuridad sin Sol, sumergido en un medio acuático carente de nutrientes, cuya temperatura oscila entre los 0º - 4º C y una impensable presión ambiental de 1 tonelada x cm cúbico. A pesar de estas condiciones imposibles, hay vida.

© Investigación Harbor Branch Oceanographic Institute

La existencia de materia orgánica es mínima, producida por bacterias que son la biomasa que se mantiene a través de la quimiosíntesis (cubren sus necesidades de carbono, a expensas del ion bicarbonato, oxidando amoniaco, hidrógeno, nitrito, metano o substancias inorgánicas).

Debido a esta falta de alimento, se ha desarrollado un equilibrio basado en la absoluta depredación entre criaturas y la llegada de animales o plantas muertas de las capas superiores que caen como una bendición de los cielos (alimento alóctono, es decir, de origen distinto al del medio habitado).

Las criaturas de estas tinieblas perpetuas son extremadamente longevas y viven despacio economizando energía, entre el inmenso silencio y la inmovilidad de un entorno desguarnecido de corrientes. Es lo más parecido a vivir en el espacio intergaláctico.

Durante eternas horas se mantienen fijas como estatuas, y sólo ante la necesidad de huir, comer o reproducirse, activan sus músculos gelatinosos para perezosamente desplazarse sin armonía ni equilibrio.

© Investigación MBARI

Son seres vivos poco estudiados. En cada inmersión expedicionaria se descubren más de diez nuevas especies. Algunos han evolucionado como espectaculares criaturas luminosas gracias a la bioluminiscencia, que por lo que se está descubriendo sirve, o bien para cazar como una trampa para atraer presas, o bien para buscar pareja de la misma especie.

© Investigación MBARI

En el gélido sustrato del suelo que llega a alcanzar una profundidad de hasta 11.000 Km. diminutos organismos errantes de brillantes colores se arrastran buscando cobijo y el ansiado alimento.

Invulnerables a las grandes presiones, son las esponjas con sus cavidades abiertas al agua las que pueden mantenerse aquí en grandes comunidades. Su suerte es que no son un alimento apreciado por los demás seres vivos. Existe un tipo de esponjas que tienen aspecto de prismas de cristal hilado, gracias a su textura de fibras entrelazadas de sílice.

Las fosas abisales significan todavía un misterio, pues los científicos estiman que queda por descubrir más del 95 % de las especies que allí habitan.

© Investigación STEVEN HADDOCK - MBARI

CREACIÓN DE UN ACUARIO ABISAL

¿Es posible un acuario abisal? Esta pregunta me la han hecho varias personas y es difícil poder contestar con rigor científico. El ser humano es capaz de ingeniárselas para finalmente conseguir sus propósitos y en este caso, si reproducimos las mismas condiciones que en los abismos marinos pues sería evidentemente viable. No tanto económicamente.

¿Cuáles son estas condiciones?

1. El tanque debe ser lo suficientemente resistente como para soportar dentro agua con una presión de 1 tonelada x cm³. Precisamente los batíscafos o submarinos que ingresan en estas profundidades soportan estas presiones. Su construcción normalmente se realiza con aleaciones concretas y titanio. Con lo cual, deberíamos construir algo parecido a un submarino con ventanas pero con una finalidad inversa de contener agua en su interior.

Diseño vista frontal acuario abisal

Diseño vista trasera acuario abisal

2. Para conseguir esta presión constante en el agua, se debe diseñar un sistema motorizado hidráulico con émbolos para empujar el agua dentro del tanque. Debe ser un mecanismo preciso y de gran potencia que pueda anclarse para ofrecer el resultado que buscamos: 1 tonelada x cm³.

3. Debe tener un buen sistema de filtrado, aunque el agua al ser pobre en nutrientes y tan fría en teoría se mantiene limpia. Las condiciones de las fosas profundas son semejantes a las del agua embotellada en el sentido que no se mueve a falta de corrientes. De todos modos, sería interesante experimentar con una especie de Sump o espacio donde poder introducir las bacterias autótrofas quimiosintéticas (autoproductoras y consumidoras de nutrientes) y las heterótrofas (que se alimentan de excrementos y carroña de los abismos).

4. Mantener refrigerada el agua en una temperatura constante entre 1º y 4º C.

5. Con motivo de no estresar a los animales mantenidos, sería importante que el tanque fuese opaco oculto a la luz, y que como mucho, disponga de ventanas para ver su interior. En los abismos impera la oscuridad, menos en los propios animales que producen bioluminiscencia. La iluminación interna a través de fibra óptica sería la más adecuada, pues bajo esta desmesurada presión las luminarias implosionarían. Con la fibra óptica se puede calcular la fuente luminosa desde el exterior, ajustándola para las mejores condiciones.

6. Las especies más interesantes para mantener son las más llamativas: las que producen luz. En teoría, deberíamos mantener una sola especie por su carácter depredador. Se sabe que pocas criaturas ocupan grandes extensiones. Por otro lado, su condición de economizar alimento y su casi nula producción de excreciones las haría más fáciles de mantener.

Estos experimentos de ecosistemas extremos ofrecen 2 razones muy importantes para llevarse a término:

a. Significa un avance a la hora de estudiar las exóticas especies abisales y sus desconocidos comportamientos, en estas condiciones extremas para nosotros, bajo una observación continuada.
b. Nos ayudan a comprender mejor las posibilidades diferentes en formas de vida, algo esencial para investigar la posibilidad de vida extraterrestre en remotos mundos habitados (exobiología).

Los esquemas han sido diseñados para entender como debería ser este acuario abisal.

NOTA: Como estos temas son complejos y requieren de mucha imaginación, me asaltan otras preguntas básicas como la introducción o extracción de estas criaturas en el acuario. Deben manipularse siempre bajo una gran presión. Lo único que se me ocurre es capturarlas con resistentes recipientes herméticos que tengan sistemas de apertura, bloqueo y conexión como en las escotillas de naves espaciales o submarinos. Siendo animales tan lentos, su pesca se supone debe ser sencilla.

Para más información sobre este apasionante tema recomiendo visitar las siguientes WEBs:
©FOTOS Criaturas recogidas por la intrépida periodista Claire Nouvian que viven en las fosas abisales: The Deep
Más información muy interesante:
http://biotech.bioetica.org/ap2.htm
http://ec.europa.eu/research/rtdinfsup/es/depth.htm
http://www.elmundo.es/elmundo/2005/11/30/ciencia/1133344399.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Fosa_oce%C3%A1nica
http://mgar.net/mar/fondos.htm

Las fosas abisales ocupan un 80% del Océano y sólo se ha explorado un 1 %